fbpx
Viajar para comer
1558
post-template-default,single,single-post,postid-1558,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.4,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Viajar para comer

Cada vez más personas preparan sus maletas pensando con el estómago. Efectivamente, hablamos del turismo gastronómico, una variedad que no deja de ganar adeptos de un tiempo a esta parte. En Naranjas Torres hemos decidido analizar este fenómeno de la mano de Sandra Blasco Barjuan (@_SandraBlasco), directora de Delitessen, una plataforma dedicada a que los gourmets viajeros encuentren los mejores destinos 🙂

¿A qué crees que se debe el auge que el turismo gastronómico está experimentando en el presente?

El turismo gastronómico no es aún masivo, pero es una evolución lógica que viene de la combinación de otras tendencias previas: la moda del vino que arrancó hace ya 10 años, la comida saludable, la reivindicación que han hecho los nuevos chefs estrella, las nuevas plataformas como Instagram o Foodspotting que han facilitado la difusión instantánea de imágenes de gran calidad… Todo esto nos ha llevado a considerar otra vez a la gastronomía como algo central en nuestra cultura. Hoy lo más «cool» es saber de vinos o haber ido a un restaurante que tenga una lista de espera de varias semanas o, incluso, meses. De ahí a considerar la gastronomía como un factor clave en la decisión de emprender un viaje. El maridaje es perfecto y, en el fondo, no es nada nuevo: la gastronomía es desde hace tiempo uno de los tres factores más importantes de decisión para cualquier turista a la hora de venir a España, pero somos nosotros quienes hasta hace poco no le hemos puesto el foco a todos estos avisos.

¿Qué evolución has notado en la oferta de este sector durante los años que llevas trabajando en él?

A nivel local, sin dudarlo, la mejor noticia ha sido la proyección de la cocina española. Además, la crisis ha fomentado la incorporación de los grandes chefs a los hoteles de gama alta, ampliando una oferta de alta calidad. En el sector de lujo podemos decir que lidera el movimiento gastronómico, sin duda, pero el resto se ve arrastrado por las dinámicas generadas por la crisis y las nuevas tecnologías.

En lo que a la demanda se refiere, ¿qué tendencias observáis desde Delitessen entre los clientes?

No olvidemos que los buenos resultados de los dos últimos años han venido más por la demanda que por la mejora de la oferta. A partir de aquí, es importante no dejarse cegar por los grandes datos e intentar detectar las tendencias reales del consumidor, que son las que deben servirnos para mejorar la oferta a medio y largo plazo. El viajero es más inquieto, está mucho más informado y ha decidido que quiere experiencias por encima de una simple habitación estándar con más o menos lujos. El precio es importante, pero más importante aún es la experiencia y esto es lo que busca el viajero gourmand: más que una habitación lo que quiere es experimentar un viaje gastronómico de principio a fin.

¿Crees que esta variedad de turismo se está promocionando bien en términos generales?

Se está haciendo un esfuerzo por parte de algunas instituciones locales para la promoción de sus territorios, incorporando la gastronomía como uno de atractivos turísticos importantes de su oferta. Y es que estamos tomando conciencia de que la gastronomía genera, atrae y, sin dudarlo, define la identidad propia de un territorio. Queda mucho camino por hacer aún, pero abogamos por ello. 

No Comments

Post A Comment