fbpx
Variedad de naranjas para el mes de diciembre
2613
post-template-default,single,single-post,postid-2613,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Variedad de naranjas para el mes de diciembre

Hasta abril, la costa levantina ofrece una amplia variedad de naranjas y de mandarinas que enriquecen nuestro organismo y también nuestro paladar. En concreto en diciembre siguen recolectándose dos variedades de cítrico muy apetitosos que encontramos en los establecimientos de venta con el color más potente y el sabor más auténtico, en un equilibrio perfecto entre el dulce y el ácido, y que se suman a las tres que en enero iniciarán su proceso de producción y de recogida.

Os desgranamos cuáles son y qué características interesantes tiene.

Desde mitad de octubre hasta mitad de enero

Navelina: conocida como la variedad ‘ombligo’ por el parecido que tiene el segundo fruto que da su flor con esta cicatriz, se trata de una naranja muy productiva y precoz en su maduración. Su árbol es de tamaño medio, de copa redondeada y denso follaje.

Desde noviembre hasta febrero

Clemenules: es una de las clementinas más conocidas y comercializadas y se caracteriza por su tendencia al bufado, su buen tamaño, su color naranja, la calidad de su contenido en zumo y la ternura y facilidad para la fusión de su pulpa. Además, su sabor es dulce y agradable y es fácil de pelar.

Desde mediados de enero hasta abril

Navel Lane Late: se trata de naranjas de mesa muy jugosas y dulces y con el grado justo de acidez, que fueron detectadas en Australia en 1950 y comenzó a difundirse en España a finales de los 80. Tienen mucho zumo, una piel muy fina y ninguna semilla. La textura de su corteza tiende a ser más lisa que las del resto de navel

Navelate: surgió de forma espontánea en Vinaroz hace medio siglo y es de forma redondeada, tamaño medio, forma alargada, textura y piel finas y color naranja pálido. Su pulpa es de color amarillo anaranjado y es muy jugosa y de elevada calidad por su alto contenido en zumo. Su sello de identidad es un ligero desorden en la piel exterior conocido como ‘patita de rata’.

Clemenvilla: esta mandarina se obtuvo en Florida en 1942 de una mezcla entre la clementino fino y la tangelo Orlando y es de buen tamaño, color naranja rojizo intenso, pulpa tierna y gran contenido en zumo de buen sabor. Es una fruta de calibre medio-grande, cuya piel es correosa, fina y brillante y que presenta surcos en forma de radial.

No Comments

Post A Comment