fbpx
«Soy una friki de los cítricos»
1031
post-template-default,single,single-post,postid-1031,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

«Soy una friki de los cítricos»

Aparece natural, con un moño recién hecho y con el uniforme de cocina… Begoña Rodrigo, ganadora del programa Topchef, nos recibe en su restaurante de La Salita, en Valencia, donde lleva trabajando más de ocho años. Decidida, con los pies en la tierra, competitiva y muy trabajadora, Begoña habla con nosotros de sus pasiones, sus miedos y sus proyectos de futuro.

 

¿De dónde empezó tu pasión por la cocina?

La verdadera pasión empezó cuando abrí La Salita. Antes había trabajado en cocinas que no eran mías, en hoteles y restaurantes donde siempre tenía que adaptar las ideas de otras personas. Cuando abrí La Salita, y pude desarrollar todo lo aprendido durante años viajando por ahí, es cuando me surgió la pasión. El momento en el que pones un plato, creación tuya, delante de un comensal y flipa con lo que has hecho, es cuando más te motivas. Y fue en ese momento cuando me enganché a la cocina.

 

¿Qué es lo que más te gusta de ser chef?

A los cocineros nos dicen todo los días lo bien que hacemos nuestro trabajo y eso es la mayor satisfacción que puedo tener. Es una cosa que no suele pasar en todas las profesiones. Yo sigo creando esperando la reacción del cliente. De hecho, si hay algo que el cliente no entiende o no funciona, lo quito y ya está. El fallo es mío porque no he sabido expresar lo que he querido.

 

¿Qué te ha aportado el paso por el programa TopChef?

Personalmente, me ha aportado seguridad. Nosotros llevábamos 8 años trabajando muy bien en La Salita pero no teníamos ningún tipo de reconocimiento y en Valencia los medios en general no nos hacían ningún caso. Siempre nos quedaba la duda de si… ¿lo estaremos haciendo bien? Después de Topchef y estar con gente que trabaja en el sector y ver que me puedo medir con ellos, y ver que lo he hecho bien me ha dado mucha seguridad personal. Además es un reconocimiento para todo el equipo de La Salita porque yo soy una ficha más, sin el equipo no sería nada. Ahora viene gente de todas partes de España y eso es bueno económicamente pero también porque nuestro trabajo llega a más gente.

 

Bego–a de La Salita. Marga Ferrer/ Soma Comunicaci—n¿El éxito de salir en televisión está haciendo que la La Salita se quede pequeña?

Podríamos meter a mucha más gente todos los días, poner más mesas… Pero el efecto de la tele se pasará y durará dos meses, dos años… Lo que sea, pero pasará. Tenemos una clientela muy fiel de muchos años que no tiene ninguna culpa que yo me haya metido en un programa de la tele. Por eso estamos intentando que siga todo exactamente igual como estaba. No hemos cambiado el precio pero sí que hemos mejorado el servicio. Ahora tenemos más camareros, porque los puedo pagar. Ojalá siga así por mucho tiempo.

 

Para alguien que no ha oído hablar nunca de La Salita… ¿qué encontrará en tu restaurante?

Los platos que ofrecemos son muy personales, con sello de la casa, sabores profundos, pronunciados y servidos con una estética agradable. Siempre se dice que se come por los ojos… Intentamos que los platos sean apetecibles y que cuando lo veas digas: “jo, que bonito, da pena comérselo” pero que cuando lo comas te des cuenta de que está aún mejor.

 

Eres una persona muy inquieta, creativa… ¿se nota esto en tu menú?

Los cambiamos mucho, incluso en una misma semana puedes comer tres menús diferentes. Yo antes cambiaba los platos cada semana o cada 10 días porque cuando veo salir 200 platos me aburro. Ahora, a mitad semana hemos sacado 200, entonces cambiamos más a menudo. También puede depender de lo que haya ido al mercado, haya visto algo que me ha gustado mucho y entonces lo quiera incluir en el menú.

 

¿Dónde encuentras inspiración para tus creaciones?

Saco ideas de libros y de otros restaurantes. Viajo mucho para ver qué es lo que se mueve en cualquier sitio. No me importa hacer 1500 kilómetros para ir comer y volver. Pero es verdad que ahora, como tengo poco tiempo y tengo a mi hijo, estoy tirando mucho de memoria gustativa. Nunca he sido una gran comedora… Cuando era joven hacía ballet y no comía mucho y no me fijaba mucho en la comida. Pero he descubierto que sí que recuerdo muchos sabores.  Me estoy inspirando mucho en esa memoria para crear platos que fusionan todo lo de antes y todo lo que he conocido después. La mezcla está dando muy buen resultado. De hecho creo que es ahora cuando estamos sacando los mejores platos que hemos sacado en La Salita.

 

Bego–a de La Salita. Marga Ferrer/ Soma Comunicaci—n¿Qué ingrediente no falta en tus platos?

No soy muy fetiche para nada en general. Pero es verdad que uso mucha la cebolla y mucho vino, de todas clases. Me apasiona el mundo del vino e intento meterlo dentro de mi menú siempre que puedo.

 

¿Qué papel tiene la naranja en tu cocina?

Yo la uso mogollón. Hemos hecho desde gin tonic granizado con naranja y agua de valencia granizada hasta crema de calabaza con naranja y un pato marinado con piel de naranja. La uso mucho para los marinados, mi salmón marinado es todo un clásico de la casa. Además la usamos en arroces como el de marisco y bogavante, en lugar de limón. Como veis la uso mucho, me gusta su aroma. En realidad, soy una friki total de los cítricos.

 

¿Algún proyecto nuevo a la vista?

Ahora mismo hemos abierto un pequeño local al lado de La Salita, que está unido a su cocina. Se llama Begoña Rodrigo y es mi bombonera. Un proyecto que llevamos pensando desde hace tiempo pero que nunca teníamos el suficiente dinero como para ponerlo en marcha. Siempre he preferido pagarle más a mi personal que comprar unas sillas de diseño para que se siente uno. Ahora me he gastado todo el dinero del premio de TopChef en terminar el proyecto. Aquí voy a hacer un menú más amplio y atrevido para paladares más educados pero sólo para 12 personas. Lo que hago en La Salita es apto para todo el mundo, son gustos reconocibles, y me encanta lo que hacemos. En este nuevo espacio arriesgaré más.

 

¿Qué sueño te gustaría cumplir como chef?

No pienso en nada… Estoy contenta con lo que estamos haciendo. Yo lo que quiero es que todo siga funcionando y que nadie de los que trabajan conmigo se baje del carro. Para mí eso sería lo que más me frustraría, que alguien me dijera que no cree en lo que estamos haciendo.

 

Bego–a de La Salita. Marga Ferrer/ Soma Comunicaci—n

 

 

No Comments

Post A Comment