fbpx
Rodrigo de la Calle, el cocinero que amaba las frutas y verduras - Naranjas Torres
Sitio web corporativo de Naranjas Torres
Naranjas, clementinas, caqui, cerezas, fresa, kiwi, limón, melón, nueces, pomelo, sandía, fruta, fruta de verano, recetas
2508
post-template-default,single,single-post,postid-2508,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-3.0.1,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-28.6,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17861

Rodrigo de la Calle, el cocinero que amaba las frutas y verduras

¿Es posible que todavía no conozcáis a Rodrigo de la Calle (@rdelacalle)? Este cocinero madrileño ha conseguido llamar la atención de profesionales y aficionados a la cocina con un concepto innovador. A través de la llamada “Revolución verde elabora un menú “más radical”, como él mismo define, a base de frutas, verduras y hongos, utilizando la proteína animal como “mero componente sazonador”.

Y su pasión por los productos de la tierra le han llevado también a acuñar un término con el que recorre España y que ya le ha llevado a China para la apertura de dos espacios gastronómicos. Se trata de la Gastrobotánica, la investigación de nuevas especies y el rescate de otras variedades olvidadas o desconocidas del reino vegetal y el estudio de los distintos componentes de las plantas (raíces, tallos, hojas, flores, frutos, semillas, etc.) para el uso y aplicación en cocina.

Es una disciplina que fusiona dos campos del conocimiento humano (gastronomía y botánica) para unirlos en un concepto que es una práctica cuyo resultado beneficia a ambos. Por una parte, porque fomenta las posibilidades de aplicación culinaria de los vegetales y, por otra, porque estimula y potencia el cultivo agrícola y la conservación de especies que no conocemos o que ya no se trabajaban en la gastronomía”, explica De la Calle.

Esta filosofía culinaria es una disciplina conservacionista (no integrista), ya que no excluye el cultivo de productos de origen extranjero, cuya máxima principal es que la producción, tanto tradicional como biológica, del producto vegetal se haga con el mayor respeto a su entorno.

Además, tiene un espíritu educativo-cultural y saludable que pretende, a través de la gastronomía, “divulgar a la sociedad el milagro de la vida vegetal en nuestro planeta como pilar para la vida de todos los demás seres vivos”, asegura el cocinero.

¿Qué os parece este método ideológico-gastronómico tan interesante? ¡A nosotros nos ha encandilado! Contadnos a través de nuestras redes sociales. 😉

No Comments

Post A Comment