fbpx
Pequeños ‘cocinillas’ en potencia
1434
post-template-default,single,single-post,postid-1434,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Pequeños ‘cocinillas’ en potencia

La buena alimentación es un ámbito más a incluir en la educación de los niños. De hecho, muchos expertos apuntan que sólo de esta forma se garantiza el ejercicio de unos hábitos saludables en el futuro. Y la práctica inmediata no hace más que probar dicha teoría: desde el propio Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría afirman que los menores que participan en la elaboración de la comida se alimentan mejor. Lo cierto es que involucrarles en la cocina no sólo les inculca un sentido de la responsabilidad en las tareas del hogar, sino que les ayuda a conocer cada alimento en profundidad e, incluso, puede despertar su interés por aquellos que, inicialmente, no les gustaban.

Las frutas no son una excepción en este sentido: la relación de los niños con ellas es muchas veces complicada, pero una sencilla macedonia o unos polos caseros bien pueden servir para invertir la tendencia. Sin embargo, cocinar con los pequeños de la casa no tiene por qué ser sinónimo de platos básicos. Para muestra, una tarta:

Ingredientes:

– 100 gramos de azúcar

– 3 gramos de maicena

– 2 vasos de leche

– 3 yemas de huevo

– 1 sobre de gelatina neutra

– 1 rollo de masa quebrada

– 400 gramos de fruta pelada y troceada al gusto (por ejemplo, fresas, kiwi, ciruelas y naranja)

Paso a paso:

1. Extender la masa sobre una fuente que se ajuste a su tamaño, pinchar el fondo con un tenedor y dorarla en el horno durante 15 minutos a 180 grados.

2. Batir las yemas y el azúcar en un bol hasta obtener una mezcla homogénea. Acto seguido, incorporar la maicena y la leche tibia, removiéndolo todo para que no quede ningún grumo.

3. Poner dicha combinación en un cazo a fuego medio sin dejar de remover hasta que espese. Entonces, dejar enfriar.

4. Verter la crema resultante en la masa quebrada y esparcirla hasta que ocupe toda su base.

5. Cubrir la tarta con los trozos de fruta y verter la gelatina (preparada según las indicaciones del fabricante) por encima.

6. Dejar reposar en la nevera durante un par de horas… et voilà!

Receta hojaldre con frutas para niños - Naranjas Torres

La preparación de verduras, carnes y pescados puede servir del mismo modo. En cualquier caso, la clave reside en dejar un margen de elección a los niños. Por ejemplo, proponerles un ingrediente principal – aquel que se desea que consuman – y que ellos decidan con qué combinarlo o cómo prepararlo – guiso, ensalada, crema… –. Asimismo, como en cualquier otra disciplina, es fundamental que el proceso sea gradual, empezando por elaboraciones más sencillas para llegar, en un tiempo, a otras más complejas.

Se trata, en definitiva, de una fórmula que permite disfrutar en familia y enseñar con diversión, huyendo de esas embarazosas escenas de “no te levantes de la mesa hasta que no te lo comas todo” o “si no lo quieres para cenar, será para desayunar” que no llevan a ninguna parte 😉

No Comments

Post A Comment