fbpx
La vuelta a la rutina… y a la vida sana
1512
post-template-default,single,single-post,postid-1512,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La vuelta a la rutina… y a la vida sana

Cuando unos correctos hábitos dietéticos están bien asumidos, los cambios de estación no tienen por qué repercutir negativamente en la alimentación. Así lo explica el nutricionista Juan Revenga y así lo prueba la experiencia. Sin embargo, las vacaciones desmontan en muchos casos esta teoría, pues algunas de las costumbres se modifican casi inconscientemente con la mera dinámica de los días de descanso. Hablamos de perder alguna comida, trasnochar, consumir más copas de las habituales o permitirse ciertos ‘caprichos’, por ejemplo.

Ahora que la normalidad llama la puerta, no es cuestión de sentirse culpables y tomar medidas drásticas. Justo al contrario: nada mejor que una progresiva reincorporación a la dieta usual, de manera que el cuerpo no sufra y no responda con el contraproducente y perjudicial efecto yoyó o efecto rebote. Hay que recordar que los milagros no existen, tampoco en materia de nutrición. Por ello, desde la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y desde la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) recuerdan que la pérdida de peso recomendada es de 0’5 a 1 kg por semana en cualquier caso que se precie.

De todos modos, no hay que ponerse a dieta necesariamente después del verano. Sencillamente, hacer hincapié en una serie de pautas a interiorizar y a cumplir durante todo el año, incluyendo el próximo periodo vacacional:

– Moderar las cantidades de comida, pero sin llegar a pasar hambre: la clave reside en realizar cinco ingestas diarias y en recurrir a snacks saludables en caso de picar entre horas, como una pieza de fruta.

– Hablando de frutas, éstas junto a las verduras han de ser protagonistas de la alimentación, lo cual implica cumplir la conocida recomendación de ‘cinco al día’.

– Practicar ejercicio físico moderado en cualquiera de sus formas durante 30 minutos cada día, lo cual ayuda no sólo a nuestro cuerpo, sino también a la mente.

– Aunque el calor apriete menos, no se debe olvidar que la hidratación sigue siendo igual de importante.

¿Os comprometéis a sumaros a la vida sana independientemente de la época que sea? 😉

No Comments

Post A Comment