fbpx
La fruta en la dieta de los bebés
2060
post-template-default,single,single-post,postid-2060,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La fruta en la dieta de los bebés

Generalmente, a partir de los seis meses es recomendable iniciar la llamada alimentación complementaria en la que las frutas son presentadas a los más pequeños como un nuevo manjar. Por razones obvias, no hay mejor forma de proceder en este sentido que siguiendo un proceso gradual, de manera que el bebé pueda acostumbrarse a los sabores, así como que los padres puedan tantear qué variedades le gustan más o le sientan mejor. No hay que olvidar que la intención en esta etapa es ampliar su menú y no introducirle de lleno en la diversidad gastronómica, lo cual podría resultar contraproducente generando un rechazo.

La opción más aconsejable es empezar con papillas preparadas con una base de leche mezclada con pera o manzana, pues su suavidad y dulzor garantizan una mejor aceptación. Si el bebé tolera bien esta preparación durante tres o cuatro días, se pueden ir añadiendo de una en una otras frutas como el plátano, la ciruela o la uva. A partir de aquí, las voces expertas disienten: hay quienes votan a favor de probar suerte con el zumo de naranja, el melón o la sandía, mientras otras abogan por esperar hasta los doce meses para ello. En cualquier caso, todas coinciden en apuntar que el melocotón, el albaricoque o los frutos rojos no han de entrar en escena hasta el primer año de vida. Asimismo, no se debe añadir azúcar, galletas o miel bajo ningún concepto.

Por último, cabe la posibilidad de tantear el Baby-led Weaning, cuya traducción viene a significar algo así como el “destete guiado por el bebé”. La idea es ofrecerle alimentos adecuados a su capacidad física y nutricional para que experimente gustos y texturas por sí mismo. Lo ideal para evitar sustos es que las frutas sean un poco más grandes que su puño, de forma que pueda ‘jugar’ con ellas sin peligro de atragantamiento. Su propia curiosidad hará el resto.

Ahora, vuestro turno. ¿Os han contado alguna vez cómo fue vuestra primera aproximación a las frutas? ¿Qué método seguisteis con vuestros hijos? 🙂

No Comments

Post A Comment