fbpx
Fotografía gastronómica: un arte en desarrollo - Naranjas Torres
Sitio web corporativo de Naranjas Torres
Naranjas, clementinas, caqui, cerezas, fresa, kiwi, limón, melón, nueces, pomelo, sandía, fruta, fruta de verano, recetas
2001
post-template-default,single,single-post,postid-2001,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.4.5,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-23.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.3.0,vc_responsive

Fotografía gastronómica: un arte en desarrollo

Ambas llegaron a ella como quien no quiere la cosa, pero su talento les ha hecho destacar en una especialidad que vive actualmente una época dorada. Laura Ponts, por ejemplo, estudió cocina en Hofmann y ahora trabaja en la cansaladeria que su familia regenta en una localidad de Lleida. Así, aprovecha sus pocos ratos libres para recrearse en esas escenas que han conquistado a más de 20.000 seguidores en Instagram. “Esto es puro placer. Pero hay que ponerle mucha imaginación. He subido ya más de 1.500 fotos y todas son diferentes. El 95% de ellas están hechas en casa e intento no comprar nada, sino que utilizo maderas antiguas o pañuelos, entre otras cosas”, explica ella misma.

Raquel Carmona

Raquel Carmona

Por su parte, Raquel Carmona reconoce que la cocina fue “el centro neurálgico de casa” desde pequeña y que le picó el gusanillo de la fotografía hace años. Sin embargo, ambas disciplinas no convergieron en su vida hasta que abrió su blog. “Empecé porque mi suegra me regaló una Thermomix y pasé de buscar recetas a compartir aquellas que yo hacía en Internet, así que la profesionalización tras la cámara fue paralela a la evolución de mis posts”, relata. Con todo, esta profesora de educación infantil por formación y vocación ha ido escalando posiciones online hasta convertirse en un referente de la materia.

Laura Ponts

Laura Ponts

En definitiva, tanto Laura como Raquel han encontrado en la fotografía gastronómica una vía de escape para su creatividad y, a la par, una salida laboral. “Lo más curioso es que me empezaron a seguir cocineros y que algunos como Nandu Jubany han contactado conmigo para que trabaje con ellos”, ilustra Laura. Y el suyo no se trata de un fenómeno aislado, como analiza Raquel: “Llevo tres años dedicándome a esto. Al principio no había tanta gente en el sector y la gran mayoría eran fotógrafos profesionales que se habían especializado. Ahora, con los blogs y las redes sociales se ha descubierto mucho talento. En la Red se pueden encontrar verdaderos artistas”.

Lo cierto es que cada vez más marcas recurren a perfiles como los suyos atraídos por un sello personal forjado a base de naturalidad y dedicación. Porque detrás de cada una de sus instantáneas hay un ejercicio de ingenio, una preparación de atrezzo y una dosis de cariño, lo cual se traduce en un resultado genuino. Eso sí, ambas son conscientes de las limitaciones de su actividad, por lo que se solo se plantean seguir disfrutando de ella si se cumple una condición básica. “Mi idea es continuar siempre que esto merezca la pena, que pueda realizar un trabajo digno y que no sirva únicamente como excusa para ser invitada a determinados sitios, porque de eso no se vive”, resume Laura.

Y el premio al alimento más fotogénico es para…

Aunque todos los productos del mercado pueden tener su lado estético, hay algunos más dados a ‘posar’ que otros. En palabras de Raquel: “A mí me encanta fotografiar chocolate y tengo predilección por los huevos. También me gusta la carne cruda, pero entiendo que no siempre se consigue evocar sensaciones agradables con ella. Sin duda, las frutas y las verduras, seguidas de los dulces, son los alimentos más fotogénicos”.

*La imagen de portada es de Laura Ponts.
No Comments

Post A Comment