fbpx
«Las naranjas son una fruta esencial dentro de mi dieta y de mi cocina»
2685
post-template-default,single,single-post,postid-2685,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

«Las naranjas son una fruta esencial dentro de mi dieta y de mi cocina»

Pau López recuerda que empezó a guisar por necesidad, ya que, cuando era adolescente y tenía que comer algunos días entre semana en casa, se veía solo ante los fogones. ¿Cocinar o pasar hambre?: he ahí la cuestión de fondo. Y en lugar de tomárselo como una faena, optó por pasárselo bien e intentar que el resultado fuera lo más satisfactorio posible.

Y esa pasión por la buena comida hecha con sus manos le llevó a presentarse al público general desde las redes sociales con FactorGastronòmic (@factorgastronomic), un blog con el que transmite un recetario propio con platos autóctonos y tradicionales catalanes (principalmente), prácticos y útiles.

Una afición que completa con una dilatada experiencia en comer en restaurantes de toda índole. Además, tanto dentro como fuera de su cocina, gusta de disfrutar las naranjas, ya sea en zumo por las mañanas, en elaboraciones de repostería o en platos salados como los tacos o el pollo.

¿Qué te aporta la cocina?

La cocina para mí es un espacio de autorrealización personal en el cual puedo desconectar de mi entorno, relajarme y expresarme. Un lugar donde no dejo nunca de aprender y puedo sentir más de cerca el campo y la naturaleza, a través de los ingredientes que selecciono cuidadosamente para la elaboración de las recetas.

¿Cuáles eran tus platos estrella cuando cocinabas “por necesidad” en tu adolescencia?

La cocina de mi adolescencia era realmente muy básica comparada con los platos que cocino actualmente. Sobre todo, se centraba en platos de pasta acompañados de salsas caseras (de tomate, queso o carbonara). Un plato que recuerdo especialmente de esa época era el lomo a la mostaza.

¿Cuál ha sido la evolución de tu estilo desde esa época hasta ahora, cuando cocinas por tu placer y el de los demás?

Mi cocina y mi pasión por la gastronomía se han ido dirigiendo con el tiempo hacia la búsqueda de lo esencial y de lo primario: los sabores de toda la vida, las técnicas culinarias básicas y los productos que destacan por su singularidad y su calidad. A medida que ha ido pasando el tiempo, cada vez me he preocupado más del origen de los productos, cómo se han cultivado, criado o elaborado, y del uso de técnicas culinarias respetuosas con los sabores originales de los productos. Un tipo de cocina que ya se usaba antaño, seguramente porque era como se había hecho toda la vida y probablemente sin ser conscientes de ello, que hoy toma más valor que nunca al habernos alejado tanto, y en tan poco tiempo, de esos sabores primarios.

¿Cuál es hoy tu estilo a la hora de cocinar y qué tipo de platos contiene tu recetario?

Mi cocina es esencialmente tradicional. Platos de toda la vida de la cocina catalana, otras partes de España y, en menor medida, de otros países. Uso técnicas culinarias elementales como los buenos sofritos, fondos, guisos, estofados o asados e intento preservar todas esas recetas que forman parte de nuestra cultura y del ADN gastronómico, incorporando aquellas que me gustan más de otros países, como la pasta y la pizza italianas, por ejemplo.

¿Qué han supuesto las redes sociales y la blogosfera para hacer llegar a la gente cocina de todo tipo, desde platos fáciles y rápidos de preparar hasta otros más elaborados y también muy ricos?

Internet ha sido esencial para compartir todas estas recetas, de forma desinteresada, con el resto de personas. Y las redes sociales, especialmente Instagram, han servido de plataforma para dar a conocer todo este trabajo que hay detrás del blog y las horas pasadas en los fogones.

En tu amplio bagaje de experiencias gastronómicas, ¿cómo debe ser el menú que te sirvan en un restaurante para que te sorprenda a la par que te enamore y regale tu estómago?

Para que una experiencia gastronómica sea completa debe cumplir cuatro requisitos: excelente producto y técnica, servicio atento y amable, local confortable y, por encima de todo, alma. Detrás de cualquier experiencia gastronómica nos debe quedar en el fondo de nuestros recuerdos el alma del lugar, algo intangible que se tiene o no se tiene y que suele ser la suma de las tres características anteriores (producto, servicio y local) más algo inmaterial difícil de describir. Si eso no se produce, la experiencia no habrá sido completa. En cuanto a la propuesta gastronómica, y siendo conscientes de lo que cuesta sorprender hoy a los comensales, lo importante es que sea elaborada con producto de muy buena calidad, con técnicas culinarias muy respetuosas con el sabor y textura del producto y bien equilibrada, tanto en cantidad como en sabores, texturas y contrastes. Una oferta gastronómica así presentada y con alma enamoraría a cualquiera.

¿Sueles consumir naranjas? ¿Cómo te gusta tomarlas? ¿Algún plato que nos puedas recomendar con esta fruta?

Las naranjas también son una fruta esencial dentro de mi dieta y de mi cocina. Me encanta tomarlas por las mañanas, en forma de zumo, normalmente combinadas con otras verduras como zanahorias o frutas como pomelos, manzanas o limones. En la cocina suelo usarlas en repostería, por ejemplo, acompañadas de turrón de Jijona, o para hacer platos como el pollo a la naranja o los tacos mexicanos de cochinita pibil.

No Comments

Post A Comment