fbpx
El naranjo "guaperas" de Oviedo - Naranjas Torres
Sitio web corporativo de Naranjas Torres
Naranjas, clementinas, caqui, cerezas, fresa, kiwi, limón, melón, nueces, pomelo, sandía, fruta, fruta de verano, recetas
1315
post-template-default,single,single-post,postid-1315,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.6.2,woocommerce-no-js,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-25.5,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

El naranjo «guaperas» de Oviedo

Reconoce que es cliente nuestro de toda la vida. De hecho, antes de casarse ya era un consumidor acérrimo de la firma y, ahora, se mantiene fiel con su mujer gracias a una frutería especializada que está ubicada cerca de su casa. “Una de las cosas que más me gustan de Torres es que sus naranjas están buenas hasta cuando no es la temporada”, afirma. Él es Jesús Gutiérrez, un ovetense al que hemos tenido el placer de conocer con motivo de una peculiar propuesta.

Concretamente, Jesús se puso en contacto con nosotros el pasado mes de mayo para solicitar un naranjo de nuestra cosecha. Su idea era plantarlo en una finca que posee en pleno Monte Naranco, un enclave natural de gran riqueza próximo a la capital del Principado que es especialmente conocido por los monumentos prerrománicos que se conservan en su falda. “Era consciente de lo extraño de la petición y contemplaba el no, así que me ha sorprendido la respuesta”, reconoce él mismo.

Porque, aunque tenemos que admitir que una demanda semejante nos extrañó al principio, no pudimos negarnos a cumplir dicho deseo. Así, aprovechamos la plantación en un campo para mandar un árbol a Mercaoviedo, donde fue recogido por Jesús, quien lo ha plantado en un lugar preferente de su terreno: junto a un olivo milenario. “Aquí tengo al guaperas del naranjo. Los limones se dan bien en esta tierra, no sé cómo será con las naranjas, pero espero poder enviar dentro de poco una fotografía de que está creciendo y, en un futuro, de que da sus frutos. El propio monte lo resguarda, así que confío”, explica nuestro cliente.

Sin duda, nosotros también depositamos nuestra esperanza en ello, pues sabemos que nuestro árbol no podría estar en mejores manos 🙂

No Comments

Post A Comment