fbpx
El mejor bronceado sabe a frutas
1381
post-template-default,single,single-post,postid-1381,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El mejor bronceado sabe a frutas

Con el verano llega un deseo compartido por muchas personas: presumir de moreno. Más allá de aprovechar el buen tiempo para exponerse al sol en playas o en piscinas, existe un método a practicar durante todo el año, el cual reporta unos resultados óptimos durante esta temporada: comer frutas y verduras. Así lo apunta un estudio realizado por un equipo de investigadores de la británica Universidad de Bristol, quienes destacan la función de los carotenoides.

En concreto, éstos son unos pigmentos orgánicos muy ricos en antioxidantes, de manera que no sólo mejoran el sistema inmune, sino que ayudan a que la piel adquiera un tono dorado. De hecho, ellos son los encargados del naranja, rojo o amarillo tan característico de muchos frutos. En el caso del cuerpo humano, sus efectos se deben a que activan la melanina, es decir, la sustancia natural encargada del color de la piel, el pelo y el iris de los ojos.

Por tanto, las frutas con alto contenido en carotenoides son fácilmente reconocibles por su propia tonalidad. Son los melocotones, las cerezas, los albaricoques o las sandías, entre otras. Asimismo, destacan aquellas ricas en Vitamina C, pues frenan el efecto de los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Obviamente, se trata de los cítricos, los frutos rojos o los kiwis.

Eso sí, hay que recordar que el consumo de estos productos no garantiza una total protección de la dermis: el bronceado siempre ha de ser progresivo, evitando las horas de mayor irradiación solar – de 12 a 16 horas – y empleando factores de protección adecuados a cada persona. Sólo así se obtendrán todos los beneficios que de esta práctica derivan, como fortalecer los huesos, ahuyentar la depresión o mejorar la calidad del sueño.

No Comments

Post A Comment