fbpx
Dieta equilibrada para combatir la depresión post vacacional
2547
post-template-default,single,single-post,postid-2547,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,customer-area-active,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Dieta equilibrada para combatir la depresión post vacacional

Ya casi nadie queda en las carreteras volviendo de las vacaciones, pero inevitablemente mucha gente ha dejado su optimismo, su felicidad y su positivismo en el lugar de retiro y, sin embargo, ha traído consigo un lastre que le puede acompañar varias semanas si no trata de evitarlo: la depresión post vacacional.

Esta patología temporal se materializa en síntomas físicos como cansancio, molestias digestivas, dolor de cabeza e insomnio o psíquicos como ansiedad, apatía, irritabilidad, tristeza y falta de interés, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Ante este panorama, la alimentación cobra un papel fundamental para ayudar a combatirlo. La semFYC recomienda recuperar la dieta equilibrada, saludable y reguladora que abandonamos durante el verano y que debe incluir frutas y verduras que aporten vitaminas del grupo B y oligoelementos (magnesio, zinc, etc.) para mejorar tanto el estado físico como el bienestar psicológico.

Cada alimento cumple una función determinada en el apoyo de nuestra salud y para ayudar a extirpar este síndrome desde las entrañas es importante escoger aquellos productos que equilibren el sistema nervioso (centro regulador de las emociones) y que regulen la glucemia (que consigan que no haya altibajos de glucosa en sangre), así como una buena nutrición de los órganos depurativos (hígado y riñones) para eliminar desechos y toxinas.

Para lograrlo sin perder el buen gusto culinario no podemos olvidarnos de tomar arroz integral, rico en carbohidratos complejos y fibra y genial para equilibrar el cerebro por su aporte energético; manzana cocina, asada o en compota, ya que, así, se concentran sus azúcares por el calor, y acompañada de otros dulces naturales como las ciruelas pasas o los dátiles; calabaza, que confiere a los guisos un sabor más dulce y una textura cremosa, y verduras verdes (brócoli, espinacas, etc.), de hoja pequeña (rúcula, berro, etc.) y algo amargas (escarola, apio, puerro, etc.) para armonizar y estimular la función depurativa hepática.

También son interesantes otros alimentos como las almendras, la soja, el pavo y las alubias secas, que son ricos en glutamina, un aminoácido que tiene la particularidad de ser un elemento esencial en la metabolización de diversos neurotransmisores, moléculas que transmiten información entre una neurona y la otra.

Imagen: Ars Electronica
No Comments

Post A Comment