fbpx
Cuando el peso de los más pequeños es una gran preocupación
1267
post-template-default,single,single-post,postid-1267,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.4,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Cuando el peso de los más pequeños es una gran preocupación

Comer sano es divertido, la obesidad infantil no”. Este es el lema que la Federación Española de Sociedades de Nutrición y Dietética (FESNAD) ha escogido para la celebración del Día Nacional de la Nutrición de 2014. Y razones para ello no faltan: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha definido al sobrepeso como la “pandemia del siglo XXI”. En el caso de los niños, además, esta cuestión se plantea especialmente acuciante. Por ejemplo, uno de cada dos menores españoles de 6 a 9 años tiene exceso de peso, según el reciente estudio de vigilancia del crecimiento Aladino.

Con todo, desde FESNAD están promoviendo una serie de pautas que son tan sencillas como efectivas con vistas a combatir dicho fenómeno:

  • Desayunar todos los días
  • Consumir tres piezas de fruta al día
  • Incluir verduras en comida y cena
  • Tomar legumbres de dos a tres veces a la semana
  • Incrementar el consumo de cereales integrales, pescado azul y blanco, leche, yogur y quesos bajos en grasa
  • Disminuir las carnes con grasa visible y piel, embutidos grasos, etc.
  • Servir raciones más pequeñas
  • Moderar el consumo de dulces, aperitivos de bolsa, bebidas y alimentos con azúcares añadidos, quesos grasos, salsas y alimentos precocinados
  • Preferir preparaciones caseras utilizando preferiblemente aceite de oliva virgen para cocinar y para aliñar
  • Procurar comer en familia
  • Realizar ejercicio físico diario (jugar al aire libre, caminar, subir escaleras…) y practicar algún tipo de deporte de más intensidad dos o tres veces por semana
  • Respetar la hora de acostarse para dormir un mínimo de ocho horas
  • Evitar tener televisión en la habitación

Obviamente, existen múltiples factores genéticos y ambientales que también están implicados en el desarrollo de la obesidad infantil. No obstante, educar en estos hábitos de alimentación saludables puede erradicar esta amenaza para el bienestar de las generaciones futuras. ¿Nos sumamos a la lucha? 😉

No Comments

Post A Comment