fbpx
Año nuevo, gastronomía nueva
1722
post-template-default,single,single-post,postid-1722,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.4,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_popup_menu_push_text_right,hide_top_bar_on_mobile_header,columns-3,qode-theme-ver-21.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Año nuevo, gastronomía nueva

El paso de las hojas del calendario tampoco es indiferente para el arte culinario. Apenas restan un par de semanas para concluir 2014, por lo que es momento de asomarse a los próximos 365 días. Nadie sabe con certeza qué depara el futuro, pero siempre hay algunas líneas que se dejan intuir. En lo que a comida se refiere, estas son las tendencias que se vislumbran en el horizonte de 2015 por el momento:

Deslocalización: Es una práctica que ha cogido carrerilla durante los últimos meses y que apunta maneras de consolidarse el próximo año. Por una parte, ésta se materializa a través de la denominada cocina pop up, la cual consiste en restaurantes efímeros, con fecha de caducidad, que van cambiando continuamente de ubicación para sorprender a los comensales. Por otro lado, en este sentido también merecen una mención especial los food trucks o vehículos de comida callejera, que se han importado recientemente a España y no han hecho más que ganar adeptos. Ambas propuestas, además, están rompiendo el prejuicio de que la gastronomía ‘en clave nómada’ es sinónimo de poca calidad. ¡Nada más lejos de la realidad!

Aproximación: La distancia entre cocineros y clientes viene acortándose de un tiempo a esta parte. Los show cooking o espectáculos de cocina en directo han proliferado en todo tipo de eventos, no necesariamente del ámbito gastronómico. Porque a la gente no sólo le gusta degustar un bocado, sino saber cómo se ha elaborado. Por ello, muchos locales de restauración están apostando por que sus autores frente a los fogones sean, asimismo, anfitriones que enseñan y explican sus creaciones al otro lado de la barra. De este modo, salir a comer o a cenar se convierte en una experiencia integral.

Renovación: Que las recetas tradicionales desaparezcan se plantea un imposible. Lo que sí puede suceder es que sean reinventadas con contrastes de ingredientes, texturas distintas a las habituales o presentaciones propias de un diseñador. En definitiva, se trata de un intento por redescubrir los orígenes, evitar el aburrimiento hacia ellos y captar paladares primerizos. Ya se sabe: ¡renovarse o morir!

¿Qué os parecen las novedades que nos trae 2015? 🙂

No Comments

Post A Comment