Un roscón de Reyes chocolateado y con toque cítrico

roscón de Reyes

Las fiestas llegan a su fin. Pronto guardaremos el árbol y la decoración navideña, dejaremos de cantar villancicos para desestresarnos en el trabajo y la iluminación urbana se apagará. Pero todavía queda la guinda de estas estupendas Navidades que han cerrado un 2016 para unos más feliz y para otros más agrio: el Día de los Reyes Magos.

Una jornada de regalos e ilusión en la que el verdadero rey es el esperado roscón de Reyes, que sirve como broche de oro a las comilonas (de día y de noche) que han protagonizado gran parte de estas últimas semanas.

Si os habéis decidido a prepararlo vosotr@s mism@s, os proponemos uno delicioso, preparado en Canal Cocina (@canalcocina), que cuenta con dos ingredientes principales que nos encantan: las naranjas y el chocolate. ¡A disfrutar de la receta! ;)

Ingredientes:

420 gramos de harina de fuerza

15 gramos de levadura fresca de panadería

160 gramos de mantequilla

1 ralladura de una naranja

120 gramos de chocolate fácil de fundir

100 gramos de pepitas de chocolate

1 huevo batido para pintar el roscón

100 gramos de almendra crocante

130 gramos de leche

1 cucharada de ron o licor de naranja

50 gramos de agua

100 gramos de azúcar

1/2 cucharadita de sal

Elaboración:

Echamos todos los ingredientes, excepto la mantequilla, en un bol y amasamos a velocidad media durante tres o cuatro minutos hasta obtener una masa lisa.

Sin parar la máquina comenzamos a añadir la mantequilla cortada en trocitos (cada uno se va introduciendo a medida que el anterior se haya integrado completamente en la masa)

Sacamos la masa de la máquina y la amasamos sobre la encimera durante algunos minutos hasta conseguir que no se pegue en las manos.

Hacemos una bola y la introducimos en un bol, que taparemos con un paño de algodón, y dejamos que doble su volumen durante dos horas aproximadamente.

Una vez haya doblado la masa su volumen, la sacamos del bol y la colocamos sobre la encimera.

Con ayuda de las yemas de los dedos la presionamos suavemente para desgasificarla.

Forramos una bandeja de horno con papel de hornear y colocamos la masa.

Le damos forma de rosca haciendo un agujero en el centro con los dedos y estirando hasta conseguir formar un círculo.

Tapamos con un paño de algodón y dejamos que doble su tamaño durante una hora y media aproximadamente.

Precalentamos el horno a 210º C.

Barnizamos la superficie del brioche con huevo batido e introducimos en el horno.

Pasados diez minutos, bajamos la temperatura a 180º C y dejamos que se hornee durante 40 minutos más aproximadamente (si en los últimos minutos se dora demasiado, podemos cubrirlo con papel de aluminio).

Cuando ya esté hecho, lo sacamos del horno y dejamos que se enfríe completamente sobre una rejilla.

Mientras se enfría el roscón, vamos preparando el glaseado de chocolate y, para ello, ponemos el agua junto con el chocolate en un cazo pequeño, a temperatura media y sin parar de remover, y esperamos a que se derrita y se integre bien con el agua.

Cuando el roscón esté frío, vertemos el glaseado de chocolate por encima y espolvoreamos con trocitos de almendra crocante.

DEJA UN COMENTARIO