Consejos para ir a la Tomatina y no morir en el intento

Consejos para ir a la Tomatina y no morir en el intento

Las calles de Buñol se han vestido de rojo, como cada año, para recibir a La Tomatina y a las más de 22.000 personas que se han reunido para lanzar 160.000 kilos de tomates maduros. Se trata de una festividad local valenciana que se celebra desde el año 1945, cuando en agosto unos jóvenes pasaban el rato en la plaza principal para asistir al desfile de gigantes y cabezudos y otros actos de la fiesta.

Mientras esperaban, surgió un imprevisto pues uno de los participantes se quedó fuera de la comitiva, lo que le provocó tal ira que arremetió contra todo lo que encontró a su paso, alterando a todos los allí presentes.

En las proximidades se hallaba un puesto de verduras y hortalizas, que sirvió como armamento para los buñolenses y que, posteriormente, estalló en una guerra de tomates. Al año siguiente el mismo grupo de jóvenes, ya de forma voluntaria, inició la guerrilla vegetal, que fue parada por las fuerzas de seguridad y así sucesivamente cada año hasta que se consolidó como una de las fiestas nacionales que mayor interés internacional general.

Una gran fiesta de la que seguro has oído hablar y para la que se requiere de un preparación especial, como la que os vamos a contar.

-Vestuario. Para ir a La Tomatina es importante coger ropa vieja, que no te importe manchar y que al mismo tiempo sea cómoda y transpirable porque acabarás empapado o empapada de tomate.

-Calzado. Es fundamental que escojas unas deportivas cómodas, con las que te sientas a gusto pues tendrás que caminar y no hay nada mejor que unas buenas zapatillas para combatir en la batalla campal del tomate.

-Protección. Al igual que proteges tu cuerpo y tus pies con ropa y calzado cómodo, es necesario un método para evitar que te salpique el ácido del tomate en los ojos. Por ejemplo, unas gafas de bucear, prácticas y sencillas.

-Armamento. Una vez ya estás ataviado con todo lo necesario para iniciarte en la guerrilla roja, te faltan los tomates. Aunque el ayuntamiento reparte unos maduros asegúrate antes de que están blanditos antes de lanzarlos.

-Detalles. Aunque a veces pasa desapercibido por el grueso de la fiesta hay un poste untado en jabón del que cuelga un jamón y el que consigue llegar a él, se lo queda. Este reto se suele preparar momentos previos a La Tomatina.

-Capturar el momento. Por último, si quieres inmortalizar la fiesta, lo mejor es una cámara de fotos con una funda protectora para que no se moje el objetivo. También te puede hacer el papel una de tipo desechable o acuática estilo Go Pro.

-Fin de la batalla. El disparo de la segunda carcasa indica el fin de la batalla. Es importante que dejes de lanzar tomates cundo llegue dicho momento.

DEJA UN COMENTARIO