La naranja, un alimento que batalla contra las enfermedades

párkinson

¿Sabéis que en 20 años el número de afectados de párkinson se duplicará en nuestro país y se triplicará en 2050? Así lo ha confirmado la Sociedad Española de Neurología (SEN), ya que ha advertido que tanto la prevalencia como la incidencia de esta enfermedad, el segundo diagnóstico neurológico más frecuente entre los mayores de 65 años (el 6% lo padece), se ha incrementado en las últimas décadas en España.

La alimentación saludable puede ayudar en la lucha contra esta dura enfermedad a través de productos que poseen nutrientes beneficiosos para evitar su aparición o disminuir sus efectos. Como las naranjas, cuyos flavonoides tienen efectos protectores que van más allá de su reconocida acción antioxidante.

Según los científicos, en el área cerebral, donde se encuentran en bajas concentraciones los flavonoides, es relevante su interacción neuronal, con repercusión a distintos niveles: control de la supervivencia y la diferenciación neuronal, en la actividad moduladora relacionada con enzimas antioxidantes y en la regulación de mecanismos de neuroinflamación. Por lo que estos compuestos o sus metabolitos podrían reducir el riesgo de padecer párkinson.

Pero las naranjas no solo son un alimento saludable en la batalla contra esta enfermedad. También pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares como la hipertensión por su contenido en vitamina C, fibra (ideal para diabéticos), folato, hesperidina (interviene en la dilatación y la resistencia de los vasos sanguíneos) y potasio; estimulan el intestino, con lo que favorecen la eliminación de toxinas; actúan como diurético natural, y reducen los niveles de colesterol y los de azúcar en sangre. Además, sus antioxidantes protegen a las células de la oxidación producida por los radicales libres. ¡Y tan solo introduciendo una pieza al día en nuestra dieta!

Una fruta que no solo es deliciosa y fácil de incluir en cualquier plato diario, sino que es clave en la protección de nuestro organismo. ¡Gracias por todo, naranja!

DEJA UN COMENTARIO