Golpe certero con la pala adecuada

Consejos pala pádel - Naranjas Torres

A la hora de iniciarse en la práctica del pádel no es suficiente con comprarse el mejor atuendo y las bebidas isotónicas más hidratantes o en aprender técnicas de juego, reglas y posiciones de campo, sino también algo que puede parecer simple, pero que es de vital importancia: la elección acertada de la pala.

Como herramienta principal para la práctica del pádel, hay que tener en cuenta una serie de características de las palas para poder escoger la más adecuada, aparcando modas y gustos estéticos: su forma, dimensión, peso y los materiales de los que está compuesta. En caso de incurrir en error en la decisión de compra no solo la técnica se puede ver perjudicada, sino que la probabilidad de sufrir lesiones en forma de tendinitis es mayor.

Si se comparan con una raqueta de tenis o de squash se percibe al instante que las de pádel son más pequeñas y ligeras. Además, pueden estar hechas de goma EVA, fibra de carbono o de vidrio y el golpeo de la pelota se ejecuta mucho más cercano a la mano del jugador, como indica Jordi Rovirosa, propietario de la tienda online de material de pádel Black Crown (@BlackCrownPadel). “Por ejemplo, un niño debe utilizar una pala más ágil, de goma EVA y con el punto dulce de golpeo muy amplio; en caso contrario, no aprenderá ni siquiera a utilizarla correctamente porque le pesará y le dolerá la muñeca”, explica.

Existen tres formas diferentes: la de diamante, la de lágrima y la redonda. Con la primera el equilibrio es alto, es decir, que el peso está distribuido hacia la parte superior para conseguir mayor inercia en el golpeo, a modo de efecto martillo. Su punto dulce – el lugar óptimo de impacto sobre la bola – es más pequeño, por lo que requiere de un jugador de nivel avanzado con fuerza que busque potencia. Las que tienen la segunda forma son más manejables, debido a un menor balance, por lo que el usuario – principalmente intermedio –  puede equilibrar su control y su potencia. El equilibrio de las redondas es bajo, el peso está más distribuido hacia el puño y son más manejables aún. Es ideal tanto para expertos que desean tener mayor movilidad y control como para los que se están iniciando en el juego.

A su vez, el peso de la pala también determinará el tipo de jugador que deba utilizarla: las que poseen uno mayor son más difíciles de mover, pero aportan más potencia a los jugadores de nivel alto a la hora de impactar la bola, mientras que las livianas tienen una facilidad de movimiento y atribuyen a la bola una rapidez más elevadas. “Cuanta más masa sujete el golpe, menor será la cantidad de ella que soporte el brazo”, aconseja Rovirosa. En cuanto a la dureza de la pala, las más blandas dan mayor potencia, dificultan el control y duran menos, justo al contrario de lo que sucede con las más sólidas. “Es importante tener en cuenta una serie de indicaciones profesionales, pero, ante todo, lo que siempre debe prevalecer debe ser la sensación que cada jugador tenga con su pala”, concluye el de Black Crown.

DEJA UN COMENTARIO