Frutas y verduras para hacer frente al cáncer

alimentación contra el cáncer

El día 4 de febrero el mundo entrelaza sus manos y se une para luchar por “acabar con las múltiples tragedias que desata el cáncer”, como afirma Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, sobre todo cuando “alrededor de una tercera parte” de todos sus tipos “es prevenible, y otros tipos pueden curarse con el diagnóstico y el tratamiento tempranos”, según añade.

Una completa y equilibrada alimentación también puede ayudar a prevenir y a combatir esta grave enfermedad, aunque todavía se sigue trabajando desde la investigación científica para determinar con exactitud sus beneficios.

Las frutas y las verduras tienen mucho que aportar a nuestra salud como defensoras frente a los diferentes tipos de cáncer y Sílvia Vendrell Pascal, dietista-nutricionista de Tu nutricionista, destaca ante todo cinco, fáciles de preparar, muy presentes en la cultura mediterránea:

El ajo y la cebolla. Contienen un flavonoide, la quercetina, que potencia, según algunos estudios, el efecto terapéutico de la quimioterapia al disminuir la resistencia de los tumores a ésta. También disponen de cantidades significativas de vitaminas del grupo B y vitamina C, que son buenos antioxidantes, sobre todo cuando se toman en estado crudo para conservar todos sus efectos.

El tomate. Aporta al organismo licopeno, un antioxidante que ha demostrado ser especialmente eficaz para la prevención del cáncer de próstata. En este caso, es mejor tomarlo cocinado, incluso en forma de kétchup o en salsa de tomate casera, aderezado además con aceite de oliva virgen extra, que facilita aún más su absorción.

Los frutos rojos. Disponen de sustancias con gran capacidad antioxidante y antiinflamatoria, que favorecen, según algunos estudios, la inhibición de las células cancerígenas y la apoptosis, que es la “muerte” de estas estructuras microscópicas.

Los cítricos. Comparten las mismas propiedades saludables de los frutos rojos con un producto que destaca entre los demás, la naranja, que contiene vitamina C y abundantes polifenoles como la nomilina, la criptoxantina o la naringina. Su poder antioxidante ayuda a neutralizar los radicales libres al inhibir, en parte, la proliferación de las células tumorales, además de proteger el posible envejecimiento celular causado por el propio tratamiento con quimioterapia y/o radioterapia. Vendrell Pascal recomienda consumir cítricos, ya sea en forma de fruta fresca o en zumo casero (no envasado).

Otros alimentos anti cancerígenos

En la batalla contra el cáncer no hay que dejar escapar otros productos tan saludables como el aceite de oliva virgen extra, a poder ser “de primera prensada”, según la dietista-nutricionista, y las aceitunas, que han demostrado en estudios recientes que, aparte de tener un gran poder antioxidante, pueden favorecer la apoptosis en ciertos tipos de cáncer.

Los frutos secos como nueces, avellanas, almendras o anacardos también son muy beneficiosos por su contenido en minerales como zinc, hierro, manganeso, selenio o cobre, vitaminas del grupo B, vitaminas A y E o ácidos grasos omega-3 y omega-6, todos ellos implicados en multitud de procesos de nuestro organismo.

Vendrell Pascal, además, destaca el uso en nuestros platos de especias como la cúrcuma o el jengibre, que tienen “un espectacular poder antiinflamatorio” y que son “grandes estimuladores del sistema inmunitario”, por lo que colaboran así a la lucha contra el cáncer. Si utilizamos en concreto el segundo condimento, podremos ayudar a aliviar el malestar estomacal, la diarrea o las náuseas que suelen provocar tanto la quimioterapia como la radioterapia.

Alimentos que ponen todo de su parte para ganar la guerra al cáncer y a sus dañinas consecuencias desde el buen sabor y la creatividad que inspiran en la cocina.

DEJA UN COMENTARIO