Eva y Jani, vitaminados hacia el triunfo

Eva Gayoso y Jani Gisbert

Dos de los grandes veteranos jugadores de pádel de la familia Torres se preparan concienzudamente para retomar la pista y la raqueta y darlo todo tras la red. Hablamos de Eva Gayoso (@evagayoso) y de Jani Gisbert (@janigisbert), que han hecho un pequeño alto en el camino para valorarnos la temporada que se les avecina.

Eva, imparable en la pista

La barcelonesa de la sonrisa permanente siente el pádel como algo suyo, ya que ha conocido su evolución a todos los niveles desde sus inicios, un deporte “de equipo, muy táctico y, a la vez, físico”, como ella misma lo valora. Aunque la pasada temporada contó con algún que otro contratiempo, tuvo un “gran final” junto a su actual pareja de pista, Ana Cortiles, que le aporta “juventud y ganas de seguir”.

Este año va a competir en todo el circuito catalán y en la mitad de pruebas del World Padel Tour con el objetivo de estar entre las cuatro cabezas de serie, para los primeros torneos, y de tratar de entrar en el cuadro de primero, para los segundos. Para este fin va a necesitar de mucha energía desde la propia alimentación. “Cada día tomo un zumo de naranjas Torres, que son para mí las mejores, para desayunar; para merendar una naranja, y después de cenar, de postre, 2 o 3 más; ¡soy una adicta!”, confiesa la deportista.

Jani, constante en su recuperación

Sencillo, divertido y muy táctico. Así define el jugador de pádel de origen alemán y nacionalidad española Jani Gisbert el deporte para cuyo entrenamiento está poniendo toda la carne en el asador en los últimos meses desde que se operara de una de sus rodillas en 2014 para poder volver a la pista. A pesar de no haber jugado todo lo que quería esta temporada debido a los dolores, ha conseguido mantenerse en la clasificación y tiene buenas perspectivas de futuro.

De momento sus objetivos más próximos son recuperarse por completo, continuar firme en el ranquin y empezar la temporada desde enero “a tope” con una pareja cuya identidad está todavía “en el aire”. Eso sí: sin abandonar el zumo de cuatro naranjas que toma por las mañanas y las 3 o 4 mandarinas que consume antes de cenar. “En Naranjas Torres me cuidan mucho con toda la fruta que me dan, y respetando mis lesiones; me miman mucho y su trato es mejor, imposible”, valora el jugador.

DEJA UN COMENTARIO