Deporte en familia para afianzar lazos

deporte en familia

Han quedado demostrados por una gran cantidad de estudios los beneficios saludables que dan las actividades deportivas, desde las que son en grupo como el fútbol hasta las que se realizan de forma individual como el tenis. Hacer deporte en familia es otra de las posibilidades, que resulta muy beneficioso para todos sus miembros.

La práctica habitual de ejercicio ayuda a un buen estado general de los padres y de las madres y al inicio en la actividad física de los más pequeños. Por ejemplo, el deporte mejora nuestro sistema respiratorio y evita el sobrepeso, lo que resulta muy reseñable, ya que la obesidad crece en España y es importante no sucumbir en el sedentarismo.

También mejora la calidad del sueño, debido a que ayuda a la relajación, al descargar los nervios y la tensión acumulados durante el día. Y lo más importante, se adquieren unos valores muy importantes para los niños como son el esfuerzo y la cooperación.

Para conseguir todas estas ventajas os recomendamos 5 tipos de deporte en familia que son perfectos para disfrutar de estos beneficios:

Running. Ahora con el buen tiempo, salir todos juntos a correr de 3 a 5 kilómetros o 25 minutos es perfecto. Correr a un ritmo bajo para poder ir hablando favorece la unión y la relación entre los miembros de la familia. El entrenamiento puede finalizar con una serie de abdominales, incluso flexiones (dependiendo de la edad de los niños) para trabajar el cuerpo al completo.

Natación. Tirarse a la piscina también es una buena opción. Es uno de los ejercicios más completos que hay. En vez de pasar varias horas en casa delante del ordenador o de la televisión, qué mejor que ir a la piscina todos juntos y que cada uno nade a su ritmo, por su calle.

Senderismo. ¿Una caminata por el monte durante el fin de semana? Cualquier rincón de nuestra geografía, con monte, está lleno de paisajes increíbles. Este es un ejercicio que no se basa únicamente en el deporte, sino también en descubrir nuevos lugares, plantas y animales para los más pequeños.

Ciclismo. El transporte ecológico está a la orden del día y en las grandes ciudades se cambian cada día más los coches por las bicicletas. Salir a dar una vuelta sobre dos ruedas en familia es una de las mejores experiencias que hay. Esto ayuda a los niños a mejorar el equilibrio y a aprender a cuidar al medio ambiente.

Yoga. No es un deporte donde el pulso cardiaco se dispare, pero se está poniendo muy de moda practicarlo en familia. Sus ejercicios ayudan a relajarse y a aprender a cultivar la mente.

Y después de hacer deporte en familia no olvidéis alimentaros saludablemente. Como no puede ser de otra manera, os recomendamos un buen zumo de naranja, cuya vitamina C os ayudará a cargar pilas.

DEJA UN COMENTARIO