Cómo donar sangre y no marearse en el intento

Donar sangre

Donar sangre es uno de los actos más valiosos que podemos realizar, ya que podemos salvar a personas. Y cada día son más los que se suman a aportar su granito de vida para transfusiones o para pacientes bajos de defensas que lo necesitan. De hecho, el pasado año un informe de la Federación Española de Donantes de Sangre y de la marca Nexcare registró un total de 1,7 millones de donaciones, con un incremento en 68.000 jóvenes menores de 35 años que se animaron a colaborar por primera vez. También se trata de una de las acciones más fáciles de realizar, a pesar de que, para muchos, tomar la decisión de convertirse en donantes puede costar al principio por miedo o aprehensión.

Según Cruz Roja, es muy importante dormir bien la noche anterior (al menos siete horas para no sentirse mareado, confundido o cansado), acudir tras haber ingerido una comida pobre en grasas (nunca en ayunas) y evitar fumar desde al menos una hora antes de la donación. Y en el caso de ser propenso a tener niveles bajos de hierro, tomar alimentos ricos en este nutriente como las carnes rojas, el hígado, el pescado, los huevos, las legumbres y los frutos secos.

Pero no todo el mundo es apto para donar sangre, por lo tanto, es importante tener en cuenta estos pasos complementarios para no precipitarse o actuar erróneamente en los días previos:

  • Es importante determinar si cumples todos los requisitos: estar sano, no sufrir ninguna enfermedad, pesar al menos 50 kilos, tener más de 18 años y no haber donado en los dos últimos meses o no haberse sometido a algún procedimiento dental en las últimas 24 horas.
  • Como hemos adelantado, comer mucho hierro durante al menos dos semanas antes de pasar por la jeringuilla para producir sangre de buena calidad y recuperarse mejor después de donar.
  • Tomar mucha vitamina C, que se encarga de absorber mejor el hierro en el cuerpo. El consumo de cítricos como la naranja es una buena manera.
  • Beber mucha agua, ya que la hidratación puede evitar desmayos o mareos tras la donación, debido al descenso de los niveles de azúcar en sangre y de la presión que se suele producir.
  • Comer tres horas antes para mantener equilibrados los niveles de azúcar en sangre y para evitar los desmayos. Los cereales y las frutas son una buena opción (nada de grasas o fritos). Eso sí: el desayuno o el almuerzo del día anterior debe ser muy ligero.
  • Evitar fumar, la exposición directa al sol en verano y el frío excesivo en invierno o ingerir bebidas alcohólicas, dulces, mentas o chicles.
  • Después de la donación, dar un subidón de energía y de azúcar en sangre al cuerpo con zumo de naranja y un bocadillo, acostarse para ayudar con la caída de la presión sanguínea (con los pies levantados si hay mareo) y no levantar cosas pesadas.
DEJA UN COMENTARIO