La importancia de la alimentación en la danza

alimentación en la danza

Comer de forma saludable es algo fundamental para llevar una vida equilibrada y los bailarines (y todo aquel que trabaja con su cuerpo) conviven con una dieta acorde a su nivel de esfuerzo físico, es decir, que saben cómo debe ser una buena alimentación en la danza.

Los bailarines tienen que basar su plan nutricional en alimentos saludables. Es importante distanciarse de suplementos alimenticios, productos quema grasas y derivados y mantener una apuesta firme por alimentos naturales y saludables. Otro punto importante es la hidratación, ya que más de la mitad de el cuerpo está compuesto por agua, por lo que es fundamental la ingesta de una gran cantidad de líquidos al día. Una persona con una vida normal es recomendable que beba 1,5 litros diarios, pero un bailarín debe duplicar esta cantidad como mínimo.

La base de toda alimentación son las frutas y verduras, junto a otros productos de la pirámide. También la de los bailarines. Los vegetales son la base de cualquier dieta por todas sus propiedades como minerales, vitaminas, fibra y antioxidantes, que probablemente no se encuentran en otro grupo de alimentos.

Otra pata necesaria es la planificación de las comidas, que es la mejor forma de asegurar que se come lo que se debe. En el mundo frenético de la danza es clave, ya que los bailarines tienen días con mucha actividad, moviéndose de un sitio a otro y deben tener claro qué alimentos tomar en cada momento para evitar consumir los indebidos y cuándo hacerlo, lo que ahora se denomina “nutrient timing”. Es primordial escoger los productos para antes y después de realizar el ejercicio, ya que interesa que los músculos den lo máximo y al acabar se recuperen lo más pronto posible.

Se debe huir del miedo a las grasas y a los carbohidratos. Siempre se ha creído que los deportistas y bailarines tenían prohibido la ingesta de estos alimentos, pero es algo erróneo. Tienen que tomar, y en bastante proporción, frutos secos, aceite de oliva, aguacate o semillas, entre otros productos. Con los carbohidratos pasa lo mismo: han de tomarlos, pero de calidad, como los que se encuentran en las legumbres, frutas, tubérculos o cereales integrales, evitando los azúcares refinados.

Por último, las proteínas son imprescindibles en la vida de un bailarín, ya ayudan a recuperar y regenerar los tejidos musculares utilizados durante el ejercicio.

DEJA UN COMENTARIO